Blogia
Todo en la vida es cine

Más que amigos (Keeping the faith)

Más que amigos (Keeping the faith)

La verdad, no sé por qué escribo esta entrada, no sé exactamente lo que quiero decir. Bueno, puede que lo sepa, pero no tengo claro como expresarlo. Digamos que es tan fácil que todo lleve a equívoco, empezando por la película que le da título, que no sé si merece la pena. De repente, ésto lo ha comenzado a leer más gente (tampoco excesiva) de la que pensaba que podía llegar a acceder a él (la mayoría por mi propia culpa) y no sé si quiero desnudarme de esta manera.

Hace tiempo que mi cabeza da vueltas y no está tranquila. Hace tiempo que la edad ha caído sobre mí y me siento como un cura, es decir, creyendo saber cómo va a ser mi vida hasta que muera. Y me está comiendo por dentro, me está convirtiendo en alguien huraño, en alguien al que creo que la gente se está hartando de soportar la mayor parte del tiempo. Pero, por alguna razón, ese yo cambia cuando me rodeo de dos personas. De él y de ella. De él sólo puedo decir que es buena gente, de la mejor que he conocido. Recuerdo la primera vez que le conocí, mi primer día después de mi ascenso en el trabajo, prometiendo que desde ese día había dejado de fumar. De éso ya hace casi tres años y medio y todavía no ha dejado de fumar... Sólo sé que cuando coincidimos en el turno, sé que voy a tener por lo menos el ratico del café con alguien con quién lo paso bien y le puedo contar cosas que sólo contaría a mis íntimos. Sólo recordar ciertas llamadas cuando llevo el turno de noche mientras él está borracho de fiesta por el mundo...

Y luego está ella. No puedo decir cuando la conocí, porque somos muchos y seguramente la veía coger perchas o casar entradas desde que entré a trabajar. Pero sí podría decir cuando la CONOCÍ. Ella acababa de volver de un año de traslado en otro almacén del grupo y la metieron a hacer una semana de noches. Por casualidad, a mí también me tocaba hacerla y coincidimos los dos sólos en la sección. Todo empezó con un "buenas noches" y no paramos de charlar en toda la semana. Y ví de repente que me había topado con buena gente. Poco después me trasladaron de sección, pero seguimos coincidiendo en las comidas, en los cafés, alguna noche,... Estuvimos a punto de ir a tomar una cerveza una noche y nos contamos dónde nos fuimos de vacaciones (a la vez, pero a sitios distintos). Empezó a llamarme para tomar café cuando coincidíamos y acabamos tomando alguna cerveza fuera del trabajo. Su sonrisa contagiosa, su alegría de vivir, su ironía, todo junto consigue que yo también sonría cuando estoy con ella, que me olvide de todo lo que me atenaza. Sólo por éso se merece lo mejor, aunque yo le cabree cada cierto tiempo con mi torpeza a la hora de hacer las cosas.

Pero esta entrada va sobre los tres. No sabría decir cuando fue la primera vez que nos juntamos. Bueno, sí, fue en la despedida de uno de nuestros jefes, a dónde fui engañado por otra persona y dónde él y ella se conocieron. Desde entonces, cuando coincidimos los tres en el turno no tengo que plantearme con quién me tomo el café, vamos los tres y punto. Aunque hay días que de lo bien que se llevan ellos dos me siento un poco al margen de su rollo. Hemos formado un trío extraño, ecléptico, que creo que mucha gente en el trabajo no termina de entender, pero que nos lleva a pasar también fuera de él noches memorables o simplemente tardes de risas o conversaciones surrealistas.

En definitiva, son las dos personas que hacen que ir a trabajar no sea siempre un suplicio, que hacen que me de igual aguantar a mis jefes todos los días, porque sé que tendré un remanso de paz, de olvido, de tranquilidad, en definitiva, de buen rollo y camaradería, que, al final, es lo que mayoría buscamos en la vida. Por favor, NO CAMBIEIS. Por primera vez habeis logrado que crea tener AMIGOS fuera de mi grupo de la adolescencia, de los Caballeros de la Mesa Redonda.

"A veces vemos ciertas cosas sólo cuando estamos preparados para verlas"

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

satrian -

El ampliar las miras siempre está bien, en un soplo de aire fresco en la habitación de tu alma.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres